MANZANILLA

DESCRIPCIÓN

La Manzanilla es una planta herbácea anual, tallo erguido y ramificado, con pocas hojas muy divididas; en la parte superior del tallo aparecen cabezuelas aisladas, con un receptáculo abombado y hueco, flores tubulosas amarillas y lígulas periféricas blancas; disco central dorado se usan secas o frescas para preparar infusiones, el tallo y las hojas de esta planta saben a hierba y son aromáticas; las flores son un poco amargas y despiden un característico olor a Manzanilla, tal vez sea ésta la más popular de todas las plantas medicinales.

CLIMA

Esta planta es muy común, también crece en prados y lugares herbosos, tiene que tener luz suficiente y la humedad debe ser muy poca, como un medio litro diario. Habita en terrenos secos de los 1,200 a los 2,000 m de altitud, se adapta a los lugares secos y arenosos como son las montañas.

SIEMBRA

La flor de la Manzanilla tiene semillas, a partir de las cuales lleva a cabo su reproducción.

COSECHA

Las flores deberán recogerse, secar a la sombra y conservar solo durante un año como máximo, en un lugar cerrado y oscuro.

USOS

Uso medicinal principalmente, calmante, descongestiva, tónica, en enfermedades infecciosas como gripe, catarros, resfriados, etc., dolores nerviosos de cabeza, en compresas preparadas de infusión, úlceras varicosas y en las inflamaciones de los ojos. En uso externo actúa como antiinflamatoria, cicatrizante de piel y mucosas, antiséptica y antineurálgica. Se utiliza en muchas lociones capilares y shampoo para aclarar los cabellos, en pomadas, cosméticos, toallas femeninas y papel higiénico.

NOMBRE CIENTÍFICO

Chamaemelum nobile