COCO DE FRUTA

DESCRIPCIÓN

Lo produce una palmera monoica de tronco único, con frecuencia inclinado, de 10-20 m de altura y de 50 cm de grosor en la base y estrechándose hacia la parte superior. En el ápice presenta un grupo de hojas que protegen el único punto de crecimiento o yema terminal que posee la planta. Al no poseer el tronco tejido meristemático no engruesa, sin embargo las variaciones en la disponibilidad de agua inducen cambios en el diámetro del tronco. El crecimiento en altura depende de las condiciones ecológicas, edad de la planta y el tipo de cocotero. Se trata generalmente de un tallo único y esbelto, rara vez ramificado, pudiendo ser en función de la especie más o menos largo, delgado o robusto, liso o áspero, cubierto de fibras, espinas, etc. Normalmente destacan las especies con tallos que llegan a los 24 m de altura. Las palmeras jóvenes van desarrollando durante sus primeros años su yema apical o palmito y su sistema radicular. Las palmeras que desprenden con facilidad la hoja dejan en su punto de unión con el tallo una cicatriz o anillo. En otros casos las hojas secas cuelgan durante bastante tiempo del tallo y en otras disponen en espiral los restos de vainas foliares e incluso presentan raíces aéreas. Su fruto es una drupa, cubierto de fibras, de 20-30 cm de longitud con forma ovoidal, pudiendo llegar a pesar hasta 2.5 kg. Está formado por una cáscara externa amarillenta, correosa y fibrosa (exocarpo) de 4 o 5 cm de espesor con forma de pelos fuertemente adheridos a la nuez; una capa intermedia fina (mesocarpo) y otra más dura (endocarpo) que dispone de 3 orificios próximos en disposición triangular, situados en el ápice, 2 cerrados y el otro frente a la raicilla del embrión. El Coco fruta es producto del cocotero, esta formado por una epidermis lisa, un mesocarpo espeso (también conocido como estopa) del cual se extrae fibra.

CLIMA

El Cocotero requiere un clima cálido, sin grandes variaciones de temperatura, la media diaria debe estar en torno a los 27ºC con variaciones de 5 a 7 ºC, por la distribución geográfica del cocotero se puede concluir que los climas cálidos y húmedos son los más favorables para su cultivo, una humedad atmosférica baja o excesiva es perjudicial, menos del 60% de humedad relativa es nociva, cuando el nivel freático es poco profundo (1 a 4 m) o cuando se garantiza el riego, el aumento de la transpiración foliar, provocado por una baja humedad atmosférica, induce un aumento en la absorción de agua, consecuentemente, de nutrientes por las raíces. El régimen de precipitación anual media es de 1,500 mm, con una precipitación mensual mayor de 130 mm, como se trata de una planta heliofita, no admite sombreamientos, una insolación de 2,000 horas anuales con un mínimo de 120 horas mensuales se considera ideal para su cultivo. Los vientos suaves o moderados favorecen el cultivo, sin embargo los vientos fuertes en periodos de sequía aumentan las condiciones de sequedad del suelo y la transpiración de la planta, generando un déficit hídrico perjudicial.

SIEMBRA

Las plantas producidas por semillas producen igual cantidad de palmas masculinas y femeninas, de las cuales solo las últimas son valiosas desde el punto de vista productivo. La separación de los hijuelos de la planta madre se debe realizar con sumo cuidado. El suelo que se encuentra alrededor de la palmera se debe regar bien varios días antes de la separación para asegurarse que buena parte de la tierra que rodea a las raíces queda adherida a ellas. Si los hijuelos no se necesitan como material de propagación deben de eliminarse.

COSECHA

Se cosechan los frutos del sexto al octavo mes al momento en el cual contiene el máximo de agua y el mejor sabor, para ello, un operario con experiencia, sube a la palmera llevando una soga de nylon o de henequén y un machete, la soga se pasa las palmas y de un extremo de ella se amarra el racimo; otro operario sostiene la soga tensa mientras se corta el racimo, realizado lo anterior, el racimo se baja lentamente hasta el suelo evitando que los cocos se desprendan, la tumba de cocos de la palma se recomienda cada 3 meses, con esta práctica la germinación de cocos es nula y la palma se mantiene en buen estado de sanidad.

USOS

Consumo humano en fresco. El agua de coco se consume como bebida rehidratante.

NOMBRE CIENTÍFICO

Cocos nucifera